Larsa, primera leche de pastoreo certificada

PASTOREO,
NUESTRA FORMA DE VIDA

¡Hola! Me llamo Marela y voy a
contaros cómo es mi día a día.
Cada mañana antes de salir
al prado a desayunar nos ordeñan
sobre las 7 y 8.

Luego paseamos libremente y
pastamos durante todo el día, sin
prisas, hasta las 7 de la tarde
que es cuando regresamos a casa
para dar de nuevo lo mejor de
nosotras en otro ordeño.

Somos muchas las vacas que en
Galicia damos leche, pero solo unas
pocas de nosotras tenemos la suerte de
salir al prado y dar leche de pastoreo.

Nos encanta estar fuera, al aire libre,
siempre en compañía, aunque en los
días que aprieta el sol tengamos que
buscar la sombra y echar la siesta
bajo un carballo.

Además de comer pastos, también
comemos complementos naturales.
Por eso nuestra leche de pastoreo
es baja en ácidos grasos saturados y alta en
Omega 6. Lo que se traduce en una leche
de un sabor único.

Todos los ganaderos cuentan
con lo que llaman un Cuaderno
de Pastoreo, donde guardan
un control sobre nuestras
necesidades y salud.

Todos estos detalles, la alimentación
natural y la crianza al aire libre,
hacen que no tengamos
estrés y disfrutemos de una
gran calidad de vida, con una
longevidad impensable en una
ganadería industrial.

PASTOREO,
NUESTRA FORMA DE VIDA

¡Hola! Me llamo Marela y voy a
contaros cómo es mi día a día.
Cada mañana antes de salir
al prado a desayunar nos ordeñan
sobre las 7 y 8.

Luego paseamos libremente y
pastamos durante todo el día, sin
prisas, hasta las 7 de la tarde
que es cuando regresamos a casa
para dar de nuevo lo mejor de
nosotras en otro ordeño.

Las vacas que dan leche de pastoreo
pertenecen a 313 explotaciones
de las muchas existentes en Galicia.

Somos muchas las vacas que en
Galicia damos leche, pero solo unas
pocas de nosotras tenemos la suerte de
salir al prado y dar leche de pastoreo.

Nos encanta estar fuera, al aire libre,
siempre en compañía, aunque en los
días que aprieta el sol tengamos que
buscar la sombra y echar la siesta
bajo un carballo.

Además de comer pastos, también
comemos complementos naturales.
Por eso nuestra leche de pastoreo
es baja en ácidos grasos saturados y alta en
Omega 6. Lo que se traduce en una leche
de un sabor único.

Todos los ganaderos cuentan
con lo que llaman un Cuaderno
de Pastoreo, donde guardan
un control sobre nuestras
necesidades y salud.

Todos estos detalles, la alimentación
natural y la crianza al aire libre,
hacen que no tengamos
estrés y disfrutemos de una
gran calidad de vida, con una
longevidad impensable en una
ganadería industrial.