La leche y sus beneficios en nuestra salud

La leche es un alimento muy completo con grandes beneficios para la salud. Tanto es así, que la riqueza de sus elementos nutritivos le confieren una alta densidad nutricional. 

Es un alimento con un bajo valor calórico (debido a su alto contenido en agua), que aporta proteínas de alto valor biológico y digestibilidad, grasas, hidratos de carbono (lactosa), vitaminas, minerales y enzimas. 

Cada uno de los componentes que podemos encontrar en la leche tiene una función importante en nuestro organismo. Sigue leyendo para conocerlos en detalle.

¿Qué beneficios tiene la leche?

El consumo de leche se recomienda en todas las etapas de la vida, incidiendo en la infancia, gracias a los beneficios que aporta a la salud ósea. 

Una ingesta recomendada de leche, dentro de una alimentación variada y equilibrada, está asociada con mejoras en muchas funciones fisiológicas. Entre ellas encontramos una mejora en la regulación del peso corporal, el fortalecimiento de nuestra salud ósea, la mejora del perfil lipídico, así como la posibilidad de reducir el riesgo de padecer hipertensión y el síndrome metabólico.

La leche, perteneciente a la familia de los lácteos, genera un aporte óptimo de calcio, contribuyendo a conseguir un pico de masa ósea adecuado y disminuyendo el riesgo de desarrollar osteoporosis en la edad adulta. Además, la combinación de calcio y de proteínas aporta un rol extra en el desarrollo de cada individuo, favoreciendo, no solo  un correcto crecimiento y maduración de la masa ósea, sino también de la masa muscular.

Diversos estudios señalan que existe una relación inversa entre el consumo de leche y el riesgo de hipertensión en la adolescencia y en la edad adulta. 


¿Y la leche baja en grasas?

Debido a sus efectos saciantes, la leche baja en grasas (semidesnatada o desnatada) ayuda a controlar el apetito, influyendo en el control y en la regulación del peso corporal.

Una ingesta moderada puede ayudar a controlar de forma sostenida los descensos de la presión sanguínea. Esto es debido a su contenido en calcio, proteínas, vitamina D, potasio y magnesio; componentes con grandes beneficios sobre la presión arterial. Además, la combinación de las proteínas y el contenido de calcio, que intervienen en funciones metabólicas, contribuyen a una menor absorción de grasas y a un aumento en acciones de gasto energético.

Por otra parte, la leche baja en grasas está asociada con un efecto hipocolesterolémico, posiblemente como consecuencia de su bajo contenido en grasa saturada y colesterol, pero también por el aporte de micronutrientes que intervienen en la absorción y en el metabolismo de la grasa.


¿Cuál es la cantidad recomendada de leche al día?

Las recomendaciones varían dependiendo de la edad, el sexo y la situación fisiológica. Así, en niños se recomiendan 3 raciones al día; 4 raciones en adolescentes, y 2-3 raciones en adultos. Además, en mujeres embarazadas y gestantes, se recomiendan entre 3 y 4 raciones al día.

En resumen, la leche tiene grandes beneficios para la salud. Su ingesta diaria, en el marco de una alimentación variada y equilibrada, ayuda a mejorar nuestras funciones fisiológicas, con grandes beneficios en nuestra salud. 

815