Lácteos y embarazo: Todo lo que necesitas saber

Durante el embarazo surgen numerosas dudas en torno a qué se puede consumir y qué alimentos son los más beneficiosos para el organismo. En este sentido, los lácteos son siempre una gran incógnita y la prueba está en las preguntas que recibimos por parte de nuestras Larseiras.  

Hoy queremos aclararos que el consumo de lácteos no solo es apto durante el embarazo, sino que es recomendable. ¿Queréis saber por qué? ¡En Larsa os contamos todo lo que necesitáis saber!  

Beneficiosos para el organismo 

Los lácteos son alimentos con una alta densidad nutricional gracias a su contenido en vitaminas, minerales, proteínas de alto valor biológico, grasas e hidratos de carbono.  

En términos generales, una ingesta recomendada de lácteos está asociada con mejoras en muchas funciones fisiológicas. Entre ellas podemos destacar una mejora en la regulación del peso corporal, el fortalecimiento de nuestra salud muscular, así como la posibilidad de reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades. 
 

Calcio: Un factor importantísimo  

En el caso concreto de los minerales, los lácteos juegan un papel fundamental y es que en ellos está presente el calcio, un macromineral importantísimo para el cuerpo humano. Entre sus funciones se encuentra el fortalecimiento de los huesos, la coagulación de la sangre, el envío y recepción de señales nerviosas y el mantenimiento de un ritmo cardíaco normal.  

Numerosos estudios han demostrado que la ingesta de calcio durante el embarazo favorece el desarrollo fetal y del recién nacido, así como la protección de la masa ósea materna*. 
 

No valen todos los lácteos 

Durante la gestación, debemos consumir únicamente aquellos productos lácteos que han sido sometidos a un tratamiento térmico que elimine cualquier tipo de microorganismo patógeno ubicado en la leche.  
 
Este tratamiento térmico puede ser: pasteurización o esterilización. Dos tratamientos que garantizan las perfectas condiciones de conservación del alimento, fundamentales para garantizar el consumo humano y evitar enfermedades como la brucelosis o la listeriosis. 

– Pasteurización: Proceso tecnológico que consiste en someter a la leche a un tratamiento térmico, manteniendo las características nutritivas y sensoriales de la leche.  

– Esterilización: Tratamiento que somete a la leche a temperaturas más elevadas durante tiempos más cortos. A pesar de que mantiene las características sensoriales y nutritivas de la leche, ésta sufre pequeñas alteraciones en las concentraciones de algunos ingredientes. ¿El resultado? Un producto más estable y seguro con un largo periodo de conservación.  

 
Evita la leche cruda 

A pesar de que, por lo general, todos los lácteos que se comercializan el supermercado son aptos para consumo humano, la realidad es que se debe revisar su etiquetado en el momento de la compra.  
 
La leche que se debe evitar es aquella que no se ha sometido a un tratamiento térmico, tal y como ocurre con la leche cruda. Nuestra recomendación es que evites cualquier producto elaborado con este tipo de leche, como, por ejemplo, algunos quesos que encontrarás en el supermercado.  

 

Cantidad recomendada de lácteos 

¿Sabías que las necesidades nutricionales de los lácteos varían dependiendo de la edad y etapa de la vida? Así es. En función de estos dos valores, la ingesta recomendada de los lácteos variará.  

Durante el embarazo, la alimentación de las madres es realmente importante, por lo que debe ser controlada antes y durante la gestación. Es la mejor manera de favorecer y garantizar un buen estado de salud materno – infantil. 

En este caso, se recomienda aumentar el consumo diario de productos lácteos a 3- 4 raciones al día. Una ración de leche equivale a un vaso de leche (250ml), 2 yogures, 40 g de queso magro u 80g de queso fresco. 
 
Como adelantábamos al comienzo de este post, el consumo de lácteos durante el embarazo juega un papel importantísimo debido a su aporte de vitaminas, minerales, proteínas, grasas e hidratos de carbono. ¡Alimentos muy completos con grandes beneficios para la salud!  

En Larsa elaboramos todos nuestros productos con Leche de Pastoreo 100% Gallega, cumpliendo con los máximos estándares de calidad y seguridad. El Pastoreo es el ser y hacer de Larsa, un modelo natural asentado en la tradición de Galicia, que consiste en alimentar a las vacas como se ha hecho siempre, al aire libre, en los pastos. ¡Consumir nuestros productos es disfrutar del sabor a leche de toda la vida!  

1450