El pastoreo, una garantía para la biodiversidad y un freno a los incendios

Primera cadena de producción de Quesería Larsa en Lugo

Las vacas son las protagonistas de nuestra Leche de Pastoreo, con la que producimos productos sanos y de calidad; pero no son las únicas beneficiadas de este sistema de explotación que respeta al máximo el medio ambiente.

Las vacas de pastoreo salen a pastar al aire libre todos los días, siempre que el clima lo permite. Esto obliga a los ganaderos a disponer de pastos cuidados, de varias fincas en perfecto estado para garantizar que siempre hay hierba fresca y abundante. Y es que nuestras vacas deben disponer al menos de una hectárea de terreno por cada 2,5 ejemplares adultos, de hierba de al menos 5 centímetros de alto y de agua a libre disposición. Y eso es mucho pasto disponible…

La ganadería de pastoreo es familiar, respeta al máximo el medio ambiente, contribuye a mantener la biodiversidad, es más sostenible y ayuda a fijar población en el rural garantizando la actividad ganadera. Por eso podemos decir que las vacas, los ganaderos, el ecosistema y los consumidores son los grandes beneficiados del pastoreo certificado.  

El pastoreo reduce el riesgo de incendios

Una actividad respetuosa con el medio ambiente, que ayuda a mantener cuidadas y bajo supervisión amplias zonas naturales tiene también su incidencia en la reducción de amenazas al ecosistema natural, como son los incendios forestales.

Uno de los principales riesgos de que se declare fuego en las zonas de monte es la acumulación de combustible vegetal por el abandono y la falta de cuidado periódico. Por eso se considera que el pastoreo extensivo es un sistema que equilibra la presencia del hombre y el respeto al ecosistema. Donde hay animales pastando hay pastos cuidados, mayor vigilancia y un menor riesgo de que se produzcan incendios.

La propia ONU en su informe «Pastoralismo y economía verde: ¿un nexo natural?» de 2015 reconoce que una gestión mejorada del pastoreo contribuye a conservar la biodiversidad y a reducir los incendios.

El pastoreo reduce la huella medioambiental

El estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza reconoce también la contribución de las actividades de Pastoreo en la reducción de la contaminación, ya que esta actividad garantiza la producción de biomasa para conservar los depósitos naturales de carbono. Según sus datos, la extensión del pastoreo contribuiría a secuestrar a través del suelo más de 400 millones de toneladas de CO2, en torno al 10% de las emisiones de carbono que emite el ser humano.

El pastoreo es, en definitiva, respetuoso con los animales, a los que permite pastar de manera libre en los prados; respetuoso con el ganadero, al que facilita mantener explotaciones más sostenibles; y con el medio ambiente, manteniendo la biodiversidad y alejando el riesgo de amenazas a nuestro ecosistema. Como hemos comprobado, pastar o no pastar no es cosa irrelevante para nuestro entorno, ¿verdad?

1000