Helado casero de limón sin lactosa

El postre perfecto para sobrevivir al calor del verano o poner la guinda digestiva a una buena comida

Notas de interés / Consejos

El helado sin lactosa casero es una preparación sencilla, pero requiere cierta dedicación, sobre todo en las primeras horas de congelación si no dispones de una heladera. Necesita al menos 6 horas de congelador y que lo batas cada media hora durante las primeras dos. Además, necesitarás que la nata esté bien fría para montarla bien. Con este helado casero de limón sin lactosa tendrás para entre 6 y 8 personas. Si prefieres otro sabor, puedes hacer esta misma receta con Yogur sin lactosa Natural Larsa, Yogur sin lactosa Sabor Fresa Larsa o Yogur sin lactosa Sabor Vainilla Larsa

Alérgenos

Helado sin lactosa de limón

¿Qué productos de Larsa necesitas para hacer la receta?

Ingredientes

Elaboración

Antes de nada, ralla la piel del limón y reserva.

Mezcla los yogures en un bol con la miel o el azúcar y bate con unas varillas.

Añade la ralladura de limón y vuelve a batir, para distribuir bien su presencia y aroma.

En otro bol aparte, monta la nata sin lactosa con ayuda de las varillas. Recuerda que la nata, e idealmente los utensilios que uses, debe estar bien fría.

¡Llega el momento de incorporar la nata a la mezcla de yogur!

Esta es una operación delicada, así que hazlo en tres tandas y ve integrando las dos mezclas con movimientos envolventes para que la textura de la nata montada se mantenga.

Con el mismo cuidado, introduce la crema en un recipiente de plástico con tapa. Lo ideal es que el contenido llene el recipiente casi totalmente.

Si es demasiado grande y sobra espacio puedes utilizar film de plástico para adherirlo a la superficie del helado, así evitarás que se forme escarcha.

Tapa el recipiente y mete el helado en el congelador. Si tienes heladera, sigue las instrucciones del fabricante. Tendrá que congelarse durante unas 6 horas.

Para disfrutar de un helado sin lactosa con la textura perfecta y siempre que no tengas heladera, cada media hora durante las dos primeras tendrás que sacarlo del congelador y batirlo para evitar que en la congelación se formen cristales y esté bien cremoso.

Saca el helado del congelador 15 minutos antes de servir. Distribúyelo en recipientes individuales y decora con una o dos hojitas de menta por comensal. ¡Y listo! ¡Un helado sin lactosa casero y delicioso!

1292