Tarta de queso sin horno

La tarta de queso definitiva. Un postre sin horno, fácil de hacer y con el sabor de siempre.

Notas de interés / Consejos

Nuestra recomendación es que utilices un molde que se pueda desmoldar fácilmente. Además, para conservar el queso fresco en plenas condiciones, procura que esté a su temperatura ideal de 4 grados. Lo más aconsejable es guardarlo siempre en la nevera y mejor si es en la parte alta.

Alérgenos

Gluten, Lactosa

¿Qué productos de Larsa necesitas para hacer la receta?

Ingredientes

Elaboración

La tarta de queso definitiva. Un postre sin horno, fácil de hacer y con el sabor de siempre. Digna de receta secreta, con esta tarta de queso fresco cautivarás a todos los paladares sin complicarte demasiado.

Corta en tacos los 100 gramos de Mantequilla Tradicional Larsa. Mételos en el microondas a máxima potencia durante 20-30 segundos. Bate con un tenedor hasta conseguir el punto de pomada.

Tritura las galletas para conseguir una textura arenosa. Cuando todos los trozos queden reducidos a polvo, pásalos a un cuenco y agrega la mantequilla. Mezcla hasta obtener una pasta y déjala reposar durante 15-20 minutos.

Pasado este tiempo, cubre el molde con la pasta de galleta y mantequilla realizada previamente. Lo más recomendable es untar antes el molde con un poco de mantequilla para que no se pegue.

Es hora de hidratar la gelatina. Para ello, pon a remojo las hojas de gelatina en un bol con agua fría durante 5 minutos.

Mientras la gelatina se hidrata, pon a calentar la nata para montar Larsa en una olla. Cuando esté caliente, introduce la gelatina. Mezcla bien hasta que se disuelva.

Introduce la mezcla de nata y gelatina, el queso fresco y el azúcar en un vaso de batidora y tritura.

Cuando tengas todos los componentes mezclados, viértelos sobre la base de galleta. Deja reposar en la nevera durante 2 horas aproximadamente.

Con la tarta ya cuajada, decora a tu gusto con la mermelada de frambuesa. Si quieres, puedes añadirle fruta cortada o unas hojas de menta. ¡Y listo!

1557