Tarta de queso fría.

Sencilla, cremosa y sin horno. El postre perfecto para un día de calor

Notas de interés / Consejos

Dulce, con un suave sabor al mejor queso Larsa, una base crujiente de galleta y fresquita para los días de calor ¿Qué más le puedes pedir a un postre? Te presentamos nuestra tarta de queso fría, sencilla y sin horno, sólo tienes que tener en cuenta una norma: respetar escrupulosamente el tiempo de enfriado en el congelador. Lo demás, coser y cantar. Para esta receta necesitarás un molde para tartas alto, de al menos 10 centímetros de profundidad.

Alérgenos

Lactosa, Gluten
larsa img

Ingredientes

Elaboracion

Lo sabemos. El queso es uno de los ingredientes favoritos de nuestros queridos #Larseiros. Y como en Quesería Larsa tenemos quesos para todos los gustos y todas las recetas, hoy te proponemos una con nuestro Queso Fresco Larsa: ligero, sabroso y versátil y el centro de esta receta de Tarta de Queso fría, un postre ideal para una celebración o para disfrutar en familia cualquier fin de semana. Y además, combina nuestro Queso Fresco con un toque a limón, que le aportamos con nuestros Yogures con Leche de Pastoreo sabor Limón, y la cremosidad de nuestra Nata para Montar Larsa. ¡Un auténtico trío de ases! Hay quien cubre esta tarta con una capa de mermelada de frutas, aunque para nosotros está deliciosa sin nada más. La elaboración es sencillísima y rápida, pero como siempre, te dejamos los pasos para que no te pierdas. ¡De nada! ;)

Antes de nada, hay que preparar la base de la tarta, con las galletas y la mantequilla derretida. Machaca bien las galletas en un bol. Es importante que las desmenuces bien y uniformemente, para lo que puedes usar un mortero.

Añade la mantequilla derretida pero no líquida y mézclala con las galletas hasta que logres una textura similar a la de la arena mojada.

Cubre el fondo del molde con la pasta de galletas y apriétala bien para que quede compacta y lo más lisa posible. Introduce el molde en la nevera durante al menos 10 minutos.

Mientras la pasta se endurece, disuelve la gelatina siguiendo las indicaciones del envase y deja que enfríe.

Entre tanto, vierte la Nata para Montar Larsa bien fría en un bol y añade el azúcar. Bate con unas varillas hasta que la nata esté premontada; espesa y cremosa pero sin llegar a la consistencia del montado tradicional.

Agrega a la nata los yogures sabor Limón, el Queso Fresco Larsa y la gelatina ya fría. Mezcla bien todos los ingredientes con una batidora a una velocidad suave.

Vuelca la crema sobre la base de galleta, alisa bien e introduce el molde en el congelador durante exactamente 2 horas.

Pasado este tiempo, (¡Ni más ni menos!) saca tu Tarta de Queso del congelador y déjala reposar en la nevera hasta la hora de servir. ¿Sencilla, verdad? Pues venga, estamos esperando tus fotos en Instagram.