El valor nutricional de la leche y su función en la composición corporal y en el balance energético

La leche es un alimento completo y equilibrado que proporciona un elevado contenido de nutrientes, en relación con el contenido calórico que presenta. Tiene una composición muy equilibrada al aportar proteínas de alto valor biológico, grasa, hidratos de carbono (lactosa), vitaminas liposolubles y minerales de gran biodisponibilidad.

Principales nutrientes de la leche

En concreto, sus principales nutrientes son el calcio, que junto con la vitamina D y la lactosa, favorece una absorción más completa de los nutrientes. Además, contiene fosforo, magnesio, potasio, cinc y yodo, minerales que forman parte en la composición de la masa ósea, en la regulación de los líquidos celulares, componen de enzimas, hormonas y moléculas esenciales para la vida.

Vitaminas de la leche

Por otra parte, la leche, además de la vitamina D, contiene vitaminas A, E, K y vitaminas del grupo B. Esos micronutrientes son necesarios para la transformación de los alimentos en energía y son precursoras de coenzimas que intervienen en reacciones fisiológicas de nuestro organismo.

Además,  la grasa de la leche está compuesta de ácidos bioactivos que también aportan en el funcionamiento de nuestro organismo. Son esenciales para la formación y absorción de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y también se ha demostrado que tienen una actividad protectora contra algunas patologías (cardiovasculares).

Beneficios y propiedades de la leche

Todos los nutrientes de la leche son esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, por ello se considera alimento básico y uno de los pilares de la alimentación.

El consumo de la leche no se limita exclusivamente a su valor nutricional, sino que tiene un rol importante para nuestra salud y bienestar, ya que previene el riesgo de padecer determinadas patologías afluentes, como son la enfermedad cardiovascular, la hipertensión arterial o, las patologías ósea y dental y contribuye frente la prevención del sobrepeso y la obesidad infantil.

Una de las funciones más interesantes de la leche, es la acción que presenta en la composición corporal y el balance energético. En concreto, el contenido del calcio, el tipo de proteína y la presencia sustancial de determinados ácidos grasos, hace que tenga un papel beneficioso en el control del peso.

Sus acciones principales se basan en la capacidad que tiene el calcio en unirse con los ácidos grasos creando compuestos que reducen la biodisponibilidad y la absorción de lípidos. Adicionalmente, es posible que el calcio contenido en la leche contribuya al aumento del gasto energético. Ambas acciones, promueven la termogénesis y reducen la adiposidad.

¿Cuáles son las proteínas de la leche?

En cuanto ala función proteica de la leche encontramos dos distintas categorías, las proteínas del suero y las caseínas que pueden actuar de distinta manera en el control metabólico. 

Proteína del suero

La proteína del suero está compuesta por fracciones bioactivas, que están vinculadas con una mayor capacidad de crear enlaces con los ácidos grasos, reduciendo su absorción, y aumentando la termogénesis de las grasas. Esta última se refiere al proceso del cuerpo de descomponer las moléculas de ácidos grasos en componentes más pequeños que se pueden utilizar para obtener energía, mientras que, la termogénesis de la dieta se refiere al proceso del aumento del gasto energético del cuerpo para metabolizar los alimentos que consume.

Caseína

Por otra parte, la caseína es una proteína con una actividad saciante que contribuye al control del apetito. Su lenta digestión evita el consumo excesivo de energía y a su vez reduce las reservas de la grasa corporal. Las proteínas contienen aminoácidos esenciales para la síntesis de proteínas musculares, que ayudan a mantener la masa muscular metabólicamente activa durante la pérdida del peso.

Relación entre el consumo de leche y la pérdida de peso

Otro tanto ocurre con el contenido en ácido linoleico conjugado (CLA) y su actividad en la pérdida de masa grasa. El ácido linoleico es el ácido graso monoinsaturado principal de la leche. Aunque el mecanismo mediante el cual el ácido graso disminuye la masa grasa no está totalmente aclarado, se postula que la reducción de la grasa corporal total se puede deber asu efecto saciante, que disminuye la ingesta energética, y su capacidad de normalizar o incrementar la oxidación de otros ácidos grasos. Adicionalmente, se presenta también una capacidad en aumentar el gasto energético, disminuir el tamaño de adipocitos y actuar en la inhibición de enzimas involucradas en metabolizar los ácidos grasos durante la lipogénesis.

Existen evidencias que comparten que el consumo de la leche en combinación con una alimentación equilibrada sin exceso de energía puede influir en la pérdida del peso. 

Para concluir, se ha demostrado que el consumo de la leche, por su contenido en calcio, proteínas y otros compuestos bioactivos como es el ácido linoleico conjugado, modula el balance energético del organismo y actúa como facilitador de la pérdida de peso y grasa corporal. Dichos componentes actúan como agentes saciadores atenuando el incremento del hambre y a su vez inducen la pérdida del peso corporal. Adicionalmente, presentan una actividad oxidativa en las grasas mientras que también influyen en la reducción de su absorción.

Fuentes consultadas:

  • https://scielo.conicyt.cl/pdf/rchnut/v36n3/art08.pdf
  • https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-acido-linoleico-conjugado-un-nuevo-13132747
  • https://scielo.isciii.es/pdf/nh/v31n1/09revision09.pdf
  • https://es.lavozdeecuador.com/articles/weight-management/whey-vs-casein-for-weight-loss.html
  • https://nutritionandmetabolism.biomedcentral.com/articles/10.1186/1743-7075-10-46
  • https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112019000300006
1599