La lactosa y el yogur

Un gran número de personas tienen dificultades para digerir la lactosa. No solo los lácteos y derivados lácteos contienen lactosa, existen muchos alimentos que, a pesar de no contener leche, sí tienen este disacárido, añadido por sus propiedades. El contenido de lactosa puede variar mucho dependiendo de la formación o tratamiento del alimento. Por eso en este post nos vamos a centrar en el yogur y si una persona intolerante a la lactosa tendría que dejar de consumirlo. 

Antes de nada, es importante recordar que la lactosa, se conoce como “el azúcar que se encuentra de forma natural en la leche”. Se forma por la unión de dos azúcares simples, la glucosa y la galactosa. Para absorber la lactosa, es necesaria la presencia de una enzima que se encuentra en el borde de las vellosidades intestinales, la lactasa. 

Intolerancia a la lactosa

La lactosa es fermentada en el colon y en ausencia de lactasa se forman ácidos grasos de cadena corta. Esto hace incrementar la presión osmótica y da lugar a una mayor secreción de agua y electrolitos.  

Los síntomas más típicos son la distensión abdominal o la diarrea. 

¿Qué pasa con el yogur? 

En comparación con la leche, el yogur tiene menos lactosa. Esto es debido a que, para elaborar yogur, se produce una fermentación bacteriana que descompone parte de la lactosa. Se calcula que durante esa fermentación se hidroliza entre el 20 y el 30% de la lactosa.  

Esto no quiere decir que los yogures no tengan lactosa. Sí que tienen, pero poseen un porcentaje bastante menor en comparación con la leche u otros alimentos que hace que los yogures tengan una mayor aceptación en personas intolerantes a la lactosa. Sin embargo, depende del grado de tolerancia de cada persona.  

Por eso, en Larsa, en nuestra categoría Sin lactosa tenemos yogures que están totalmente libres de lactosa, estos son: 

 

Bibliografía 

Rosado J, Solomons N, Allen L. Lactose digestion from unmodified, low-fat and lactose-hydrolyzed yogurt in adult lactosemaldigesters. Eur J Clin Nutr 1992; 46: 61.  

Leis R, Tojo R, Pavón P, Douwes A. Prevalence of lactose malabsorption in Galicia. J Pediatr Gastroenterol Nutr 1997; 25: 296-300. 

Goodenough E, Kleyn D. Influence of viable yogurt microflora on digestion of lactose by the rat. J Dairy Sci 1976; 59: 601-606.

¿Puede un intolerante a la lactosa consumir yogur?

923