Dieta Mediterránea: lácteos y beneficios

Si hablamos de Dieta Mediterránea, probablemente pienses en un tipo de alimentación saludable, rica en aceite de oliva, verduras y pescado. ¿A que sí?

En Galicia, a pesar de ser Atlánticos y quedarnos el Mediterráneo un poco a desmano, nos alimentamos según los patrones de la Dieta Mediterránea: alto consumo de productos vegetales, lácteos, pan, cereales, aceite de oliva y vinagre.

Por si hay algún Larseiro despistado, los lácteos son una parte fundamental e importantísima de la Dieta Mediterránea. Así que, como seguimos este tipo de dieta y nos alimentamos diariamente de lácteos, es importante que conozcas sus beneficios.¡Sigue leyendo para conocerlos en detalle! 


Beneficios de la Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea, como bien sabrás, es reconocida por ser una de las dietas más saludables del mundo. Una dieta dónde no solo importa lo que se consume, sino que implica la forma en la que los alimentos se seleccionan, producen, procesan y distribuyen, en una línea de sostenibilidad.

¿Conoces algunos de sus beneficios? Entre ellos podemos destacar el alto contenido en vitaminas, minerales, ácidos grasos insaturados, fibra y polifenoles, teniendo en cuenta la distribución correcta de la energía a lo largo del día. 

La ingesta de estos nutrientes tiene una implicación directa en el organismo: mayor adecuación de nutrientes, prevención en el desarrollo de enfermedades crónicas y una mejor calidad de vida.


Lácteos y Dieta Mediterránea

¿Recuerdas la pirámide de la Dieta Mediterránea? Dentro de ella, los alimentos ocupan un lugar en función de la frecuencia en la que debemos consumirlos. 

La ingesta de lácteos, por ejemplo, está recomendada a diario,  con un número de raciones adaptada a las necesidades de cada edad y los distintos estados fisiológicos a lo largo de la vida.

Beneficios de los lácteos

Los productos lácteos son un grupo de alimentos con una alta densidad nutricional. Este tipo de alimentos aportan una gama de nutrientes esenciales para nuestro organismo, entre ellos encontramos las proteínas de alto valor biológico y biodisponibilidad, las grasas, los hidratos de carbono, los componentes bioactivos, las  vitaminas A y D, y minerales como el calcio, el magnesio, el fósforo y el zinc.

Proteínas  

Las proteínas son importantes macronutrientes que realizan un papel fundamental en la construcción de los músculos y tejidos de la piel, órganos y articulaciones. Además, son las responsables de la salud ósea, así como la síntesis y la absorción de otros componentes imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. 

La leche de vaca contiene 3/3,5 gramos de proteínas -por cada 100 ml- en función del tipo de leche (entera, semidesnatada, desnatada).

 

Grasas

El consumo de grasas es tan importante en la alimentación como lo son las proteínas, carbohidratos y el resto de nutrientes.

Las grasas y los ácidos grasos de los productos lácteos son componentes fundamentales para la formación de membranas celulares, la buena función del sistema nervioso y la absorción de vitaminas liposolubles (A, D, E y K), siempre que se consuman de forma moderada. 

Lactosa 

La lactosa es un azúcar natural presente en la leche. Entre sus funciones, además de proporcionar energía a nuestro organismo, ayuda a la absorción del calcio, siendo su contenido un porcentaje más elevado en la leche, en comparación con otro tipo de alimentos que no contienen lactosa en su composición.

 

Vitaminas y Minerales 

Las vitaminas y los minerales de la leche son elementos que desarrollan un rol importante en reacciones de transporte, metabólicas y estructurales. Además, también participan en la composición de otras células necesarias para nuestra supervivencia y bienestar.


¿Cuántos lácteos debemos consumir?

Una ingesta adecuada de lácteos nos proporciona nutrientes esenciales para el buen funcionamiento y el bienestar de nuestro organismo. En el marco de una alimentación variada y equilibrada, la cantidad recomendada de lácteos varía dependiendo de la edad, el sexo y la situación fisiológica. 

En niños se recomiendan 3 raciones al día; en adolescentes se aconsejan 4 y, en adultos y adultos mayores, de 2 a 3 raciones diarias. Para mujeres embarazadas y gestantes, la ingesta recomendada asciende a entre 3 y 4 raciones diarias.

 

Como decíamos al principio, la Dieta Mediterránea incluye la ingesta diaria de lácteos. Un consumo que varía en función de la edad y la etapa de la vida. 

En Larsa, además de disfrutar de los beneficios y ventajas de los lácteos, estarás consumiendo leche, quesos, yogures y otros lácteos elaborados con Leche de Pastoreo con el sabor y la textura a leche de toda la vida. Productos 100% de Pastoreo elaborados con los máximos estándares de calidad, que garantizan la salud de nuestros Larseiros y el bienestar de nuestras vacas. 

Además, la Leche de Pastoreo presenta una mayor superioridad nutricional frente a la leche de ganaderías intensivas. Una conclusión que conocemos gracias a un reciente estudio sobre ‘La Leche de Pastoreo en Galicia’ elaborado en conjunto con la Xunta de Galicia y El Laboratorio Interprofesional Gallego de Análisis de Leche (LIGAL).

¡Disfruta de los lácteos y de la Dieta Mediterránea en tu día a día y regálate sus enormes beneficios!

 

1226