¿Por qué los lácteos son un grupo de alimentos propio?

Las clasificaciones varían según el criterio, pero los productos lácteos, de manera general, constituyen por sí mismos un grupo de alimentos. Esta familia alimenticia incluye productos derivados de la leche de mamíferos, como vacas, ovejas y cabras, aunque estos solo son los más frecuentes. Algunos ejemplos muy comunes de productos lácteos son la leche, el queso, el yogur, la nata y la mantequilla. Con la ampliación de mercado también aparecen nuevos productos lácteos, como el kéfir o los yogures bebibles. 

A nivel nutricional, los productos lácteos son una fuente importante de calcio, proteínas y otros nutrientes esenciales para el crecimiento y el mantenimiento de la salud ósea durante todas las etapas de la vida. Debido a ello, los lácteos se clasifican como un grupo propio. Sin embargo, esto es solo según el modelo de los cinco grupos: granos, vegetales, frutas, carnes y pescados (huevos, legumbres, frutos secos…) y productos lácteos.  

Otra de las clasificaciones más comunes y básicas es por origen: animal o vegetal. En este caso, los lácteos serían un grupo de alimentos de origen animal. Por último, y atendiendo a sus funciones en el organismo, se clasifican como alimentos constructores o plásticos. Esto es así debido a su papel fundamental en la síntesis de nuevos tejidos y la renovación celular por su alto contenido proteico y su composición nutricional. Solo la mantequilla, por su contenido graso más elevado, se clasifica como alimento energético. 

La Leche Tradicional de Pastoreo, los Yogures con Leche de Pastoreo y los Quesos de Larsa son alimentos que pertenecen a la familia de lácteos y, como tal, son recomendables para que nuestro organismo reciba el aporte de nutrientes esenciales cada día. En función de tus necesidades, podrás completar tu día con un Yogur Sabor Natural Larsa, un buen vaso de Leche Tradicional de Pastoreo entera o con Queso fresco Larsa, entre otros. ¡Descubre cuáles de nuestros lácteos son para ti! 

Los lácteos, un grupo de alimentos con función plástica y categoría de complemento alimenticio

En la década de los años 60, apareció en España el programa Educación en la Alimentación y Nutrición (EDALNU). Fue diseñado con la finalidad de disponer de una guía que fuese útil a la población para planificar una dieta equilibrada, sana y saludable. 

En esta clasificación, que se popularizó en los hogares españoles por tener forma de rueda con todos los grupos de alimentos, se diferencian 7 familias alimenticias según sus nutrientes y sus funciones. Los diferentes grupos se generan por similitud en composición nutricional y, a su vez, se distinguen tres grandes grupos según la función que cumplen en el organismo: alimentos con función reguladora, alimentos con función energética y alimentos con función plástica. Tal y como se ha mencionado, los lácteos, salvo la mantequilla, son un grupo de alimentos con función plástica o formadora. 

EDALNU destacó la leche por encima de otros alimentos dentro del programa, llegando a elevarla a la categoría de “complemento alimenticio”, ya que la dieta media de los españoles era deficitaria en proteínas, calcio y vitaminas, todos ellos presentes en los lácteos. 

El programa EDALNU fue vanguardista y surgió en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Su mayor tasa de acción tuvo lugar en las escuelas de muchas personas que hoy en día son abuelos, padres y tíos de niños que ya no conocen la rueda de alimentos de EDALNU. 

Productos lácteos, el grupo de la leche y sus derivados

La FAO estableció en 1963 la creación de un Codex Alimentarius con normas y directrices para servir como referente mundial a gobiernos, industrias y consumidores. En esta clasificación los productos lácteos son un grupo propio, aunque se diferencia entre leche y sus derivados. Según el Codex, se entiendo por producto lácteo cualquier “producto obtenido mediante cualquier elaboración de la leche, que puede contener aditivos alimentarios y otros ingredientes funcionalmente necesarios para la elaboración”. 

En Larsa llevamos 90 años elaborando productos lácteos de calidad con la mejor materia prima, la Leche de Pastoreo certificada, obtenida de vacas que pastan al aire libre en los mejores prados de Galicia un mínimo de seis horas al día y con un espacio suficiente.  

Lácteos de calidad que nos sitúan como la marca favorita de los gallegos desde hace años y nos diferencian por su sabor, la leche, nata, mantequilla, queso y yogures de toda la vida. 

Este sistema de producción tradicional de Galicia garantiza a las vacas una mayor calidad de vida frente a las que viven estabuladas, ya que tanto en su traslado a los pastos como durante la jornada de pastoreo tienen a su disposición fuentes de agua y alimentos naturales para alimentarse a su ritmo. Y, como ya te hemos contado en nuestro post sobre el Pastoreo además de ser un sistema bueno para las vacas y para ti, también es bueno para el planeta.

1180