Lácteos, la clave para fortalecer los huesos

Con el paso del tiempo, la esperanza de vida de la población en general va aumentando. Esto da lugar a la manifestación de un mayor número de patologías. En lo que se refiere al esqueleto humano, su exposición aumenta mucho, ya que con el paso del tiempo se hace más débil; su composición corporal se va modificando, aumentando con mayor facilidad el componente graso y disminuyendo, en gran medida, el componente muscular. A esto le añadimos la mayor probabilidad de sufrir caídas por pérdidas de equilibrio o tropiezos que son más comunes entre las personas mayores. Otro factor a tener en cuenta es el género, ya que las mujeres poseen una mayor esperanza de vida y, a su vez, también son más propensas a tener fracturas óseas.

Por esto, entre otras cosas, es necesario proteger el esqueleto; para ello existen dos nutrientes clave que son muy necesarios para fortalecer los huesos; el calcio y la vitamina D.

Calcio, esencial para un buen desarrollo

Disponer de la cantidad necesaria de calcio a lo largo de toda la vida es esencial para el desarrollo de la fuerza, ​​la densidad de los huesos en los niños, la prevención de la pérdida ósea y de las fracturas osteoporóticas en las personas mayores.

Los requerimientos de calcio en la población son bastante elevados, su presencia en el cuerpo humano es muy alta, y va aumentando desde los 25-30 gramos al nacer hasta los 1000-1500 gramos en un adulto sano. Está concentrado, en un 99%, en los dientes y huesos. El 1% restante se encuentra en tejidos corporales, la sangre, las neuronas y otros líquidos.

Los huesos de nuestro organismo son órganos vivos que se renuevan constantemente. En una media de 10 años los huesos se reconstruyen. Por este motivo, es fundamental poner especial atención a los huesos, tanto en niños como en adultos.

El calcio es uno de los minerales más importantes para el organismo. Sin embargo, nuestro cuerpo es incapaz de sintetizarlo. Por esta razón, es fundamental que esté presente en la alimentación durante todas las etapas de la vida. Sigue leyendo para conocer qué alimentos son los más efectivos a la hora de absorber el calcio.

¿Cuál es la dosis recomendada de Calcio diaria?

La dosis recomendada dependerá de la edad de la persona. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta diaria (IDR) de 1000 mg de calcio al día para adultos jóvenes y de 1300 mg diarios para hombres mayores de 65 años, mujeres posmenopáusicas y niños de 9 a 18 años.

¿Cuáles son los alimentos ricos en Calcio?

La fuente principal del calcio son los productos lácteos, aunque podemos encontrarlo en otros alimentos. Podemos mencionar la col, los higos, las espinacas, las almendras o las acelgas.

Sin embargo, es en los lácteos donde el calcio se puede encontrar con mayor biodisponibilidad, ya que nuestro organismo no absorbe todo el calcio que está presente en los alimentos. Numerosos estudios han demostrado su papel fundamental como vehículos de nutrientes esenciales.

Haciendo una comparación sobre la biodisponibilidad de cada uno, podemos observar que la biodisponibilidad del calcio de la leche es de un 30% frente al 5% de las espinacas. Esto demuestra que la absorción de calcio a través de los productos lácteos tiene mayor efectividad que en el consumo de otro tipo de alimentos.

Vitamina D, fundamental para la absorción del calcio

La vitamina D es una vitamina fundamental que juega un papel importante en los sistemas nervioso, muscular e inmunitario. Entre sus funciones, la vitamina D se encarga de regular que el calcio que consumimos se absorba de forma correcta. Diferentes estudios confirman la relación entre la ingesta de vitamina D y la mejora de la salud ósea.

Cuando el cuerpo tiene insuficiencia de vitamina D, el organismo moviliza las reservas de calcio depositado, debilitando el hueso existente e impidiendo la formación y el fortalecimiento de hueso nuevo y fuerte. Todo ello puede desembocar en enfermedades relacionadas con la formación y el fortalecimiento de los huesos.

Por estos motivos, el consumo de vitamina D es fundamental desde edades tempranas, para prevenir el raquitismo; en personas adultas, para prevenir la osteoporosis y en ancianos, donde la cantidad recomendada es siempre superior, para evitar la fragilidad ósea.

¿Cuál es la dosis recomendada de vitamina D diaria?

Al igual que ocurría con el calcio, la dosis recomendada de vitamina D depende de diferentes factores. La Agencia Española de Consumo Seguridad Alimentaria y Nutrición determina que la cantidad para los individuos mayores de un año es de 2 µg por día.

La vitamina D es un nutriente necesario para garantizar la salud ósea. Sigue leyendo para conocer qué tipo de alimentos debes introducir en tu dieta para permitir la mayor absorción de calcio.

¿Cuáles son los alimentos ricos en Vitamina D?

La vitamina D es un nutriente que se sintetiza principalmente a través de la luz solar, pero otra pequeña parte la podemos obtener mediante la alimentación. Uno de los grupos de alimentos que contienen esta vitamina, en una cantidad reseñable, son los lácteos como la leche, el queso o el yogur.

Además, con el desarrollo y avance de la tecnología alimentaria se han creado productos lácteos enriquecidos con vitamina D, siendo una ayuda muy útil para paliar las carencias que la población general suele tener de esta vitamina.

Como conclusión final, podemos determinar que tanto el calcio como la vitamina D son fundamentales para el buen desarrollo del organismo. En el primer caso, el calcio es un constituyente fundamental en el fortalecimiento de los huesos y los dientes. En cambio, la ingesta de vitamina D es fundamental para favorecer la absorción del calcio.

Consumir la dosis diaria recomendada de calcio y vitamina D es fundamental. En esta ecuación, el papel de los lácteos es primordial. Debido a la existencia de nutrientes en cantidades reseñables y su alta biodisponibilidad, los lácteos son clave a la hora de fortalecer los huesos y evitar numerosas enfermedades.

Descubre la importancia que tienen los lácteos en las personas mayores con Larsa. 

La proteína juega un papel importante

Consumir la suficiente proteína es muy importante para fortalecer los huesos. Como se comenta al principio del post, la masa muscular es clave para mantener unos huesos sanos. Los músculos rodean y protegen los huesos, por lo que, si somos capaces de mantener una masa muscular fuerte, podremos prevenir posibles roturas óseas.

Por este motivo, es muy importante estimular el músculo, es decir, hacer ejercicio físico. Sin embargo, también lo es ingerir una cantidad adecuada de proteínas. Las proteínas lácteas ayudan, en gran medida, a alcanzar los requerimientos proteicos. La leche, además de aportarnos una cantidad reseñable de proteínas, éstas son de alto valor biológico.

Las proteínas están formadas por aminoácidos. La unión de éstos forma diferentes proteínas, pero muchas de ellas no son completas, debido a que les falta algún tipo de aminoácido. Existen aminoácidos que nuestro cuerpo puede sintetizar, pero hay otros que no necesitan ser ingeridos, los denominados aminoácidos esenciales.

Para que una proteína sea de alto valor biológico, aparte de ser completa, es importante que se asimile con facilidad. Y ambas características las poseen las proteínas lácteas.

Leche de Pastoreo Larsa Premium  

Nuestra leche de pastoreo Larsa Premium contiene un extra de calcio, vitamina D y proteínas con respecto a las leches tradicionales. Sin renunciar al sabor de la leche tradicional de Pastoreo, por mediación de una técnica de ultrafiltrado, se retiene más cantidad de calcio, vitamina D y proteína, elevando la concentración de estos nutrientes.

Un solo vaso contiene el 50% de la cantidad recomendada de vitamina D para un adulto; 400 miligramos de calcio, la mitad de lo que es necesario ingerir al día para asegurarse un esqueleto sano y el 25% de la ingesta de proteínas recomendadas en la dieta de una persona adulta.

 

1708